Animales

Por qué estornuda mi gato?

Pin
Send
Share
Send
Send


​Aunque un estornudo de vez en cuando es normal, los estornudos frecuentes, especialmente con secreción nasal, no lo son. Si tu gato está enfermo, estornuda mucho, observarás secreciones tanto en los ojos como en la nariz, parecerá aletargado y tendrá inapetencia.

Si tu gato sólo estornuda de vez en cuando, puede que algo esté irritando sus conductos nasales. Los alérgenos o irritantes principales provienen de los ambientadores u otros productos en spray, de la arena en la que tu gato realiza sus necesidades, del polen y del polvo, entre otros.

Pero si tu gato estornuda en exceso, o el estornudo está ligado a otros síntomas, debes acudir al veterinario para que lo explore y determine la causa.

El veterinario analizará los síntomas asociados al estornudo y, si lo considera necesario, explorará la boca, la garganta, los ojos o la nariz, para determinar si se trata de una infección o de otra patología. En ocasiones, también puede ocurrir que deba obtener muestras para analizarla.

​CAUSAS DE UN GATO RESFRIADO

​Muchas de las infecciones que ocasionan estornudos en los gatos acostumbran a ser víricas, afectan a felinos jóvenes, y pueden prevenirse mediante la suministración de las primeras vacunas. La irritación causada debido al virus favorece la infección secundaria por bacterias. Los síntomas habituales incluyen fiebre, estornudos, secreción nasal, conjuntivitis, pérdida de apetito y, ocasionalmente, úlceras en la boca o tos en función de la causa.

Los virus más comunes son el Herpesvirus y Calicivirus felino. Ambos se transmiten de un gato a otro por contacto directo a través del aseo mutuo, el intercambio de alimentos y agua a través de la mucosa, o el aire expulsado por el estornudo de un gato infectado. Aunque en la mayoría de los gatos infectados el tratamiento es efectivo y se obtiene una recuperación completa, deben ser tratados lo antes posible para evitar cuadros médicos de gravedad.

En el caso de que el veterinario descarte los virus mencionados, procederá a ampliar la exploración para determinar si el exceso de estornudos puede deberse a otra afección (un problema dental, por ejemplo), o a otro tipo de infecciones menos habituales. Entre ellas, destacamos los virus de la Peritonitis infecciosa felina, de la inmunodeficiencia felina (VIF) y la Leucemia felina, y las bacterias Clamidina, Bordetella y Mycoplasma.

Tratamientos para los estornudos

Depende de la causa que provoque esta congestión en tu gato deberás llevar a cabo un procedimiento de tratamiento u otro. En cualquier caso, lo primero que debes hacer es acudir a un veterinario para que te informe según el caso, implantar un humidificador en casa para mantener húmedo el aire y aliviar la congestión de tu mascota, y evitarle cualquier tipo de estrés.

En el caso de las infecciones virales, aunque no existe una cura como tal para acabar con un virus, los síntomas pueden aliviarse mediante un suplemento L-lisina felino. Este es un aminoácido que logra retardar la propagación del virus por el cuerpo de tu gato y que permite una curación más rápida.

Cuando la causa es una alergia, probablemente tengas que administrar a tu gato antihistamínicos, en los casos más leves, o asteroides, en los más graves. Ambos aliviarán los síntomas de la alergia y reducirán la inflamación. Además, tendrás que alimentar a tu gato mediante una dieta hipoalergénica, la cual se basa en alimentos como el conejo, el pato y la patata. En el caso de las alergias muy leves no serán necesarios los asteroides ni los antihistamínicos, simplemente bastará con administrar a tu gato descongestionantes nasales.

Por último, en el caso de las infecciones por bacterias, el veterinario le recetará a tu mascota antibióticos. Además, si tienes más gatos en casa deberás aislar al enfermo para evitar que infecte a los demás, por si se trata de una neumonía. Si no se lograra frenar los estornudos, se puede llegar a una intervención quirúrgica tanto en infecciones por bacterias como en alergias y virus.

El estornudo en el gato

Empezaremos por hacerte una pregunta, ¿siempre que estornudas es porque estás enfermo? Seguro que antes de que hayamos terminado de enunciar la pregunta tus labios han verbalizado la respuesta: no. Pues en el gatosucede lo mismo.

Por definición, el estornudo consiste en arrojar con estrépito por la nariz y la boca el aire inspirado de manera involuntaria, provocada por un estímulo en la mucosa nasal.

De este modo, cada vez que un gato estornuda lo que está consiguiendo es eliminar cualquier causa que esté irritando la mucosa de la nariz. Ten presente que si tu gato lo hace de vez en cuando no hay que darle la menor importancia.

No obstante, cuando los estornudos van acompañados de secreción nasal o son muy habituales, sí que podemos empezar a sentir una moderada preocupación que debe aumentar en el caso de que su nariz se encuentre tan obstruida que percibamos que no es capaz de oler su comida.

Un hecho que quedará manifiesto si notamos que el animal se niega a comer o disminuye notablemente la ingesta de alimento. Es entonces cuando sería necesario acudir con nuestro gato a su veterinario para que pueda evaluar su estado de salud.

Qué más síntomas debemos observar en el gato

Como decíamos en el párrafo anterior, ha llegado el momento de tomar medidas y permitir que un profesional evalúe a qué responden los estornudos de nuestra mascota.

Sería importante que le comentaras cualquier otro síntoma que pudiera acompañar a los estornudos, como estos:

    Secreción nasal verde o amarilla, que puede ser deb >

A continuación te mostramos las causas más frecuentes que provocan los estornudos en tu gato:

    Infecciones virales. En este caso pueden estar causadas por el contacto con otros gatos o por haber compart >

Pin
Send
Share
Send
Send